El sexo tántrico, la originalidad en estado puro
4 septiembre, 2019

El sexo tántrico, la originalidad en estado puro

A veces, la mejor manera de ser originales tiene que ver con algo que no es arte. Ni pintura, ni literatura, ni nada por el estilo. Se puede ser original de muchas maneras y, desde luego, es conveniente no descartar ninguna de ellas. Quizá, lo que vamos a decir ahora os sorprenda, al menos en parte. Pero es que una de las maneras que tenemos de ser originales es la que está relacionada con el sexo. Sí, habéis leído bien. Este tipo de acciones es realmente importante a la hora de demostrar originalidad.

Y es que el sexo es algo que debe escapar a lo que conocemos como rutina. Desde luego, la propia definición de sexo es algo que va en contra de lo que conocemos como rutina. Y es que, si consideramos este conjunto de técnicas como algo rutinario, algo estamos haciendo mal con nuestra vida. De eso no podemos tener ninguna duda. Y es conveniente que hagamos algo al respecto teniendo en cuenta la importancia de una cuestión como esta en una relación de pareja. Ni más, ni menos.

Existen muchos tipos de sexo. De acuerdo con cada persona, existen técnicas mejores y peores. Desde luego, el sexo tradicional no es el único. Y uno de los que más viene creciendo en los últimos años es el sexo tántrico, que es una de las tendencias de la actualidad. No cabe la menor duda de que si cada vez es más la gente a la que le gusta esta modalidad, por algo será. Y es que es evidente que lo que sí tiene el sexo tántrico es la capacidad para llamar la atención.

El Diario Información publicaba, en su página web, una noticia que iba destinada a conocer qué es el sexo tántrico, que es uno de los tipos de sexo que más llama la atención de la gente. La diferencia con el sexo que ya conocemos es que no tiene en cuenta a los genitales, sino a todas las partes del cuerpo. El objetivo no es otro que el de conseguir una armonía y una felicidad que son difíciles de alcanzar de otra manera. Lo cierto es que estos objetivos son perseguidos cada día por más gente.

El diario El Mundo comentaba, en un artículo denominado «Tantra y sexo«, bastantes cosas relacionadas con el origen de este modelo de sexo. En uno de los párrafos iniciales de esa noticia, se hablaba de que el sexo tántrico proviene de cuatro importantes religiones: budismo, hinduismo, jainismo y bömpo. Desde luego, lo que está claro es que estas religiones nos han ofrecido una manera original y bastante adecuada, por cierto, para disfrutar del sexo en pareja. Y es que la creación es un apartado muy importante en lo que tiene que ver con el tantra.

El sexo tántrico es considerado por muchas personas como una de las modalidades más originales de practicar sexo. Es creación en estado puro. Y ese es uno de los motivos por los cuales está creciendo el número de personas que apuestan por saber algo más de él. Esto es lo que nos han comentado precisamente los profesionales de una entidad como Maite Domenech, que está especializada en ofrecer cursos relacionados con este asunto. Desde luego, no es para menos.

Una técnica que gusta a gente de diferentes generaciones

No cabe la menor duda de que el sexo tántrico es una de las técnicas que, como ya hemos dicho, es tendencia en los tiempos que corren. Lo que han notado los expertos es que, de un tiempo a esta parte, este tipo de técnicas se ha convertido en habitual entre personas de muy diferentes condiciones sociales. La gente suele pensar que esto es algo habitual entre personas de mediana edad, pero las parejas jóvenes también tienen mucha preferencia por este tipo de sexo. Y es que, desde luego, el objetivo, que es el de disfrutar con nuestra pareja, se cumple con creces.

Está por ver cuál es el límite para este tipo de productos. Nadie sabe todavía hasta dónde puede llegar este tipo de técnicas. Lo que sí sabemos es que son muchas las personas que se aburren de lo de siempre y que han preferido apostar por algo novedoso, original y que nada tiene que ver con lo que han experimentado hasta ahora. Por eso, pensamos que en los próximos años van a cambiar muchas cosas en lo que tiene que ver con esta cuestión. Lo único que necesitaremos es recordar estas palabras.