¿Cómo incursionar en la aerografía?
24 febrero, 2022

¿Cómo incursionar en la aerografía?

La aerografía es otra expresión artística que nos permite crear diferentes obras por medio de una fuente de aíre a presión positiva, y por supuesto, nuestra inspiración.

Es muy practicada a hoy en día ya que tiene un sinfín de aplicaciones, pero, si que es algo complicada de aprender a manejar. Por eso, si quieres incursionar en este mundillo artístico, aquí te hablamos sobre los primeros pasos que debes dar y el equipo con el que debes contar. Sigue leyendo.

¿Qué es la aerografía?

Lo primero es saber de que se trata la aerografía. Esta se trata de una técnica artística que consiste en aplicar pintura en una superficie utilizando un equipo de aire comprimido conocido como aerógrafo.

De esta forma,  se crean obras muy parecidas a los famosos grafitis que se logran con las latas de spray y que se pueden aplicar en diferentes industrias y situaciones. Algunas de estas son:

  • Artes plásticas. Son muchos los artistas que utilizan esta técnica para crear impresionantes ilustraciones, ya que les permite lograr efectos y acabados más realistas en sus obras.
  • Decoración de vehículos. Los fanáticos del tunning de coches sabrán que la aerografía es la principal técnica por medio de la cual se logran los diseños de personalización increíbles que muchos automóviles lucen hoy en día.
  • Personalización de objetos. Ya que en la actualidad, la tendencia de moda es la de personalizar todas nuestras pertenencias para hacerlas tan única e irrepetibles como nosotros, la aerografía nos permite lograrlo, sea cual sea la superficie y el diseño que tengamos en mente.
  • Murales. La aerografía nos permite  decorar  muros, fachadas, puertas, habitaciones, etc.
  • Maquillaje. La aerografía es la que permite esos efectos de bronceado, simulación de tatuajes y muchos otros que solemos ver en la gran pantalla y en las pasarelas de moda.
  • Repostería. La aerografía es una herramienta para decorar tartas, pasteles, donuts y otros deliciosos comestibles.

Sin embargo, hay que acotar que es una técnica difícil de manejar, en donde el artista debe tener un cierto nivel de talento y práctica, además de un material de buena calidad que le perite obtener los resultados deseados. Incluso, para lograr la perfección en los diseños, hace falta mucho entrenamiento y preparación.

Por ejemplo, para lograr manejar el aerógrafo con presteza, se necesita aprender diferentes técnicas de trazos, rectas, círculos, curvas, puntos, degradados y fondos homogéneos.

Tipos de técnicas de la aerografía

Las principales técnicas que deberás aprender son:

  • Enmascaramiento. Consiste en cubrir partes de la superficie para no pintarlas, así como delimitar espacios o hacer transferencias entre colores; y se puede dar de dos formas: mascaras móviles o máscaras fijas.
  • Reproducción de imágenes. Eta técnica solo se recomienda para aquellos artistas que ya manejan las otras técnicas con el aerógrafo, y consiste en replicar una imagen propia o que se tome de otra referencia, cuidando todos los detalles, incluso si se tratan de imágenes con cierta complejidad.
  • Técnica de rotulación. Es esa técnica que nos permite logar efectos de difuminados, degradados, cromados y destellos.
  • Efecto cromado. Es uno de los efectos de réplica de imágenes más difíciles de lograr en la aerografía, ya que el resultado son líneas finas y precisas en donde se puedan apreciar los brillos y reflejos de la obra.
  • Transparencias. Este es otro efecto de gran dificultad que se crea mediante técnicas de rociados y dispersión de color, con degradados y superposiciones, siendo tan difícil de lograr porque el artista debe saber calcular las zonas de la imágenes en la que estarán los colores y los oscuros, conocidos como luces y sombras, teniendo en cuenta incluso el tamaño de los mismos.
  • Efecto madera. Es un efecto que se logra por la superposición de diferentes capas de pintura. Primero, se empieza aplicando una base de color amarillo, donde luego se añadirá una base de color marrón, y con ayuda de un objeto externo (esponja, papel, etc.) hay que trabajar las capas hasta lograr el efecto que se busca.

 Equipo para practicar aerografía

Como ya lo habíamos explicado en un punto anterior, el artista no solo necesita de practica y talento, sino también de los utensilios de calidad necesarios para la creación de las obras aerográficas.

Estos son los que le permitirán lograr una y otra técnica y la precisión en las imágenes de su creación, siempre que estén en unas manos hábiles y experimentadas.

Nuestros amigos expertos en aerografía de Arte Spray, nos presentan los artículos de aerografía básicos que debes tener:

  1. Aerógrafo

Este es el elemento más importante de la práctica de la aerografía, junto a la pintura, por supuesto. Se trata de una herramienta en forma de lápiz o pistola, que se carga con pintura para poder aplicarla sobre la superficie o pieza en la que vamos a pintar, por medio de las diferentes técnicas de las que hemos hablado.

El aerógrafo funciona de forma muy parecida a un spray, solo que los resultados serán muchos más finos, detallados, y por lo tanto, realistas. Así, el artista aprieta un gaudillo que va difuminando la pintura en la superficie a trabajar.

Cuando vayamos a adquirir nuestro aerógrafo, deberemos tomar en cuenta los siguientes aspectos:

  • El control del flujo de aire:
    • Acción simple: De esta forma, el aire y la pintura salen al mismo tiempo y en una relación constante al apretar el gatillo.
    • Acción doble: Aquí podemos controlar lo que sale del aerógrafo. Por ejemplo, si apretamos el gaudillo hacia abajo, solo saldrá aire, mientras que si se presiona hace atrás es que saldrá la pintura. Por lo que, si se quiere obtener ambos al mismo tiempo, hay que accionarle en ambas direcciones.
  • La posición del suministro de pintura:
    • Gravedad: El depósito se encuentra en la parte superior, de forma que  la pintura cae por la acción de la gravedad. Así, podemos trabajar con mucho más detalle gracias a que el nivel de presión es menor.
    • Succión: Por el contrario, cuando el aerógrafo se coloca en la parte inferior, nos permite intercambiarle con facilidad y tener varios depósitos con diferentes colores.

2.    Compresor de aerografía

Esta es otra herramienta básica para el artista con aerógrafo. El comprensor es el encargado de generar el aire a presión que va a utilizar el aerógrafo para expulsar la pintura, acumulando el aire en el ambiente y devolviéndolo luego con mayor presión.

Dicho compresor debe estar adaptado al tipo de tarea que se va a realizar, además de tomarse en cuenta las siguientes características:

  • El tiempo de uso
  • El consumo de litros de aire por minuto
  • La presión máxima
  • La capacidad del tanque.

Así, por ejemplo, los compresores con un depósito de 2 litros son los más recomendados para los trabajados más profesionales, y así va variando dependiendo del resultado que se quiera obtener.

3.    La pintura

Por último, pero no menos importante, tenemos las pinturas. Estas no pueden ser de cualquier tipo, ya que no todas pueden ser pulverizadas. Deben ser aquellas especiales para trabajar con aerógrafo, que suelen ser muy líquidas, parecidas al espesor de la leche, lo que les permite fluir bien por el estrecho de la herramienta.

Dichas pinturas se caracterizan por tener un grano más fino que puede pasar con facilidad por la boquilla del aerógrafo. Además, se debe cuidar que el tipo escogido se adapte al tipo de superficie sobre la que se va a trabajar.

Así, las pinturas más comúnmente utilizadas en la aerografía son en base de agua y en base disolvente, siendo las principales características de cada una, las siguientes:

  • Las pinturas en base de agua se caracterizan por secar lentamente, tener una menor contaminación y menor olor que las disolventes. Así son las más recomendables si se va a pintar dentro de casa o en un lugar cerrado.
  • Las pinturas en base disolvente se secan mucho más rápidamente, pero tiene un fuerte olor, por lo que se recomienda usar máscara durante su aplicación. Además, permiten disoluciones mayores que las de base en agua, con las cuales debemos ser mucho más exactos y no sobrepasar el límite del material.

Por ejemplo, entre las opciones que existen hoy en día en el mercado tenemos la acuarela. Suelen ser de las más recomendadas para realizar trabajos aerográficos por su delgadez, la cual permite una expulsión de la pintura uniforme y fácil Sin embargo, debemos advertirte que no son las más duraderas y además, son vulnerables ante ciertos elementos como en el caso de la humedad.

Por otro lado, aunque proporcionan excelentes efectos en las ilustraciones, hay que tener una muy buena técnica, ya que el artista se debe dar a la tarea de aplicarla en capas finas, y capa sobre capa, hasta llegar a la profundidad que se está buscando.

Estas también se caracterizan por ser de rápido secado y, a diferencia de otras opciones, son muy fáciles de limpiar.

Pero, también tenemos a los uretanos, los cuales son más duraderos y se aplican mayormente para trabajos de tunning sobre coches, barcos o motocicletas, ya que luego permiten lijarlas y pulirlas.

No obstante, te recomendamos consultar la variedad de opciones que hay en Internet o en una tienda especializada, para que puedas escoger la que mejor encaje con tus necesidades.