Perfumes
19 octubre, 2015

Perfumes

A veces pienso que con tanto que me gusta ocupar mi tiempo libre haciendo cosas no sería una mala idea emprender algún negocio donde ocupar ese tiempo y recibir beneficios por él así que últimamente me he interesado mucho en este tema y he encontrado esta franquicia de perfumes de marca blanca que tiene muy buena pinta y en la que estoy pensando en invertir. No es que yo sea muy ducha en estos temas pero los perfumes a granel siempre me han llamado la atención.

¿Cuánto cuesta un perfume normalito de una marca de estas que anuncian por la televisión? Una pasta ¿verdad? ¿Y cuánto cuesta un perfume de marca blanca? Mucho menos, y os aseguro que la botella es más grande. Yo llevo ya varios años usándolos y creo que cualquier persona que los prueba y quiera ahorrar acabará siendo asidua de este tipo de perfumes por lo que, en mi opinión, este tipo de negocio es una buena apuesta de futuro. Además, la idea de vender algo que se ha fabricado para el consumidor sin pasar por una gran marca me resulta muy atractiva.

E incluso a aquellos que se atrevan más con estas cosas de emprender pueden optar por crear sus propios perfumes. Yo sólo he probado alguna receta de perfume pero huelen muy bien. Os voy a dar una con la que triunfé mucho entre familiares y amigos. Necesitas un frasco de vidrio donde guardar la mezcla previa y otro donde guardar el perfume resultante, agua destilada, tres partes de alcohol etílico y unas gotas de esencia, la que más te guste.

Lo que debes hacer es verter el alcohol  y la esencia en el frasco de vidrio, mezclarlo todo bien y añadirle el agua destilada. Busca un lugar seco y oscuro donde dejar el frasco y déjalo reposar durante, al menos, dos semanas  y luego ya podrás trasvasarlo a un frasco de perfume. Puede que no sea muy original pero conseguirás ese perfume que venden las grandes superficies con olores a esencias de vainilla, coco, manzana, melocotón, etc.

Otra receta que he probado es la del perfume de jazmín. Para ella necesitas alcohol de 96 grados y pétalos de jazmín. En esta ocasión deberás trocear delicadamente los pétalos de jazmín con una tijera y cubrir las tres cuartas partes de un envase de cristal con ellos. Añade luego el alcohol, debes cubrir por completo los pétalos y dejarlo reposar durante tres semanas o un mes en un lugar oscuro pero ¡atención! Debes remover la mezcla cada día. Después filtra el perfume resultante, añádele más pétalos de jazmín y deja reposar de nuevo dos semanas más. Tras este tiempo filtra de nuevo el líquido y ya podrás trasvasarlo a un frasco de cristal de perfume para utilizar siempre que te apetezca.

Obviamente la segunda receta es más laboriosa pero da muy buenos resultados y es más natural que la primera.

Deja un comentario