16 Octubre, 2013

Manualidades: scrapbooks

De un tiempo a esta parte las manualidades se están convirtiendo en una buena forma de invertir nuestros momentos de ocio. Una de las técnicas que más auge está cogiendo es la conocida como scrapbook o libro de recortes. Se trata de personalizar nuestros álbumes de fotografías o recuerdos con recortes de papel, pegatinas, colores, trocitos de papel de regalo… Todo sirve para formar un bonito collage. Pero no solo se puede hacer con los álbumes, sino también con las cartas, apuntes… Cualquier cosa que se nos ocurra puede cobrar vida propia y diferenciarse de las demás gracias a nuestra imaginación y unos cuantos adornos como botones, hilos, flores secas o papeles de colores, entre otros.

Existen muchísimos talleres donde se enseña a los scrapbookers a crear sus propios diseños, pero también podemos entrar en foros o simplemente informarnos a través de las páginas web especializadas en Internet o seguir sencillos tutoriales en YouTube. Además, cualquier soporte es válido para trabajar sobre él. Desde marcos hasta cartas, calendarios, libretas, cajas… También existen muchas técnicas como el rasgado, el troquelado, la texturización, el repujado, remaches y ojales, estarcido, estampación, o confección de etiquetas, entre otros. El único límite es el que pone la imaginación y los materiales.

Tijeras, cúter, papel, cartulinas, sellos, rotuladores, purpurina, tintas, hilos, fotografías y pegamento son herramientas baratas y fáciles de conseguir. Para después conformar un hilo argumental, podemos escoger la temática. Por ejemplo, podemos seguir un orden cronológico en la vida de una persona (una buena idea también para entregar un regalo de cumpleaños personalizado), un viaje (donde podemos añadir recuerdos como billetes de tren, monedas del país…), una amistad… El scrapbooking ofrece muchísimas posibilidades.

Además de hacerlo nosotros con nuestras propias manos, la tecnología no es ajena a esta nueva moda, y existen una infinidad de programas para practicar esta afición. Los más conocidos son Scrapbook Max!, Smilebox o ArcSoft Collage Creator.

Crear nuestros propios scrapbooks es una bonita forma de dar más valor a aquellos recuerdos que guardamos. Esta afición es especialmente popular en Estados Unidos, donde se cree que cuenta con más del cuarto de millón de seguidores desde que comenzó a hacerse famoso a finales del siglo pasado.  No obstante, varios de los libros más conocidos, que se pueden considerar como los orígenes de esta técnica, se remontan mucho más atrás.

Uno de ellos lo protagonizó el escritor William Granger, quien redactó una historia de Inglaterra en 1769, que incorporaba dibujos y también páginas vacías para que los lectores pudiesen añadir sus comentarios y sus propias imágenes. Asimismo, el presidente de Estados Unidos Thomas Jefferson, coleccionó en varios álbumes de recortes de periódico sobre su mandato al frente de la Casa Blanca, que se extendió desde 1801 hasta 1809.

John Poole, por su parte, publicó en 1826 un libro titulado Manuscript Greaning and Literary Scrapbook. En esta obra explicaba cómo debían hacerse los libros personales, como los diarios, la escritura de poemas, entradas varias y también los recortes o scraps. Incluso el escritor Mark Twain llegó a crear y vender montones de álbumes confeccionados alrededor del scrapbooking por más de 50.000 dólares. ¿Por qué no nosotros?

Deja un comentario